LLAMANOS AL (0241) 8144006

CUANDO LA PLANIFICACIÓN FAMILIAR ES SORPRENDIDA POR UN HIJO ESPECIAL Expectativa vs Realidad

Cuando una pareja decide tener hijos, sin duda alguna es una aventura que implica responsabilidades. Para nadie es un secreto que existe un poco de miedo a esta nueva etapa, sin embargo, predomina la emoción de concebir y formar una linda familia.

Durante los 9 meses de gestación, la mujer internaliza que su hijo cambiará su vida y lo visualiza como un evento maravilloso, lleno de ilusiones y muchos planes por realizar. Familiares y amigos suelen preguntarles a los futuros padres: ¿qué quieres, niño o niña? ¿a quién crees que se parecerá?

Es aquí donde comienza un proceso de cambios en el cual se incorpora al nuevo miembro familiar en planificaciones en corto, mediano y largo plazo. Los padres se imaginan su rostro y cómo serán los momentos compartidos con el niño durante su gestación.

Pero, ¿qué pasa cuando el niño trae una condición inesperada? Es en ese momento cuando los padres deben llenarse de amor y fuerza de voluntad para enfrentar, junto al niño, un camino único, especial y diferente. 

El diagnóstico del niño debe ser conocido y manejado muy bien por sus padres. Para ello es necesario dirigirse al especialista para obtener:

  • Orientación médica acompañado de estudios especiales
  • Orientación familiar o apoyo psicológico para manejar aceptación, duelo o culpa, además de potenciar en el niño sus cualidades, habilidades y competencias
  • Iniciar de manera temprana el proceso de rehabilitación infantil con atenciones que ayuden al niño a desarrollarse de manera adecuada

Empezar el camino acompañado de especialistas que conozcan el diagnóstico del niño es la mejor decisión. Lo importante es no detenerse, rendirse y buscar en sus habilidades la fortaleza que tiene el niño por encima de su diversidad funcional.

Vanessa Pérez

Orientadora



DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
es_ESSpanish