LLAMANOS AL (0241) 8144006

Movimiento con propósito en el Síndrome de Down

El entrenamiento funcional (EF) significa entrenar con un propósito. Buscar siempre el óptimo rendimiento muscular a través de sesiones de ejercicios de la vida cotidiana o la práctica deportiva.

Para los niños con Síndrome de Down el objetivo principal del entrenamiento funcional es mejorar la coordinación, agilidad, precisión y el equilibrio. Estas habilidades motrices se desarrollan a tráves de la práctica que conducen a adaptaciones positivas del sistema nervioso central como por ejemplo, la capacidad de reacción ante una respuesta.

El sistema nervioso central exige patrones de movimiento q se pueden modificar de muchas maneras reaccionando adecuadamente a la gravedad, las fuerzas de reacción del suelo y el impulso. Cada actividad está sometida a nuevas mejoras y ajustes por retroalimentación de los propioceptores del cuerpo. Este proceso asegura el control neuromuscular óptimo y la eficiencia de la función.

Para producir un movimiento interviene el propio cuerpo, el espacio, los objetos y las personas que nos rodean, todo, en un tiempo determinado. Es por esto que el entrenamiento funcional ayuda a la persona con Síndrome de Down a sentirse parte de un conjunto, proporciona oportunidades para probar y descubrir las propias capacidades en sujetos que normalmente se encuentran sobreprotegidos. Asimismo, el reconocimiento de los méritos adquiridos constituye una ocasión de satisfacción no sólo para ellos sino para toda la familia.

El movimiento corporal humano debe ser analizado bajo un enfoque integral, el cual incluye:

Controlar el cuerpo -> Dominar el movimiento -> Modificar el entorno

Se debe tener en cuenta cuatro puntos importantes para la mejora de la función de un movimiento:

  • Conciencia: que exige atención y concentración
  • Participación: que implica múltiples articulaciones en vez de la participación de una aislada
  • Velocidad: si la velocidad y ritmo del movimiento es tan rápido como para ser controlado
  • Planos de movimiento: si la acción implica múltiples planos de movimiento

De acuerdo a lo anterior, el entrenamiento funcional trabaja siguiendo las siguientes premisas:

  • Simula una actividad de la vida cotidiana
  • Moviliza varias cadenas musculares simultáneamente
  • Trabaja todas las capacidades motrices como el equilibrio, coordinación, flexibilidad, fuerza, potencia, resistencia entre otras

Es importante destacar que el Entrenamiento Funcional es algo práctico y útil. Por esta razón, durante el diseño de un programa es esencial que los ejercicios sean dirigidos en relación con su función y utilidad para que las personas con Síndrome de Down puedan realizarlo y así favorecer el desarrollo de la fuerza muscualar y la socialización.

Elshy Zerquera. Fisioterapeuta.

Federico Fachin

VER TODOS LOS POST

DEJA UN COMENTARIO

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

es_ESSpanish
es_ESSpanish